Este curioso proyecto arquitectónico denominado “Bosque Vertical” de Boeri Studio está compuesto por dos torres que albergan más de 900 árboles, los cuales generan un microclima que produce humedad y oxígeno, sin recurrir a la alta tecnología.

Las torres, ubicadas en medio de Milán, tiene una altura de 76 metros y 110 metros respectivamente y contarán con 900 árboles, más de 2000 mil plantas y una gran variedad de arbustos y flores.

El proyecto de Stefano Boeri, Gianandrea Barreca y Giovanni La Varra fue pensando para crear un microclima propio, que es capaz de producir hidrógeno y oxígeno. Además, gracias a su gran diversidad de vegetación sirve de hábitat para pájaros e insectos, lo que constituye un aporte a la flora y a la fauna urbana.
La asociación arquitectura-naturaleza encontrada en esta edificación fue reconocida en el prestigioso “Premio Internacional Highrise” en el 2014, año en el que fue inaugurado.

(Fotos)

Fuente: El mundo.es